Siempre es un aliciente cubrir bodas de parejas que vienen de lejos como es el caso de David y Lynsey. Ellos tienen residencia en Dublin (Irlanda) pero decidieron casarse bajo el sol de Marbella.
En este caso otro aliciente era que David es un gran fotógrafo de bodas en su país y el hecho que te contrate un compañero de profesión siempre es un estímulo que a todos nos gusta.
Fue una boda con muchísimos detalles y siempre con la sonrisa presente de los dos novios que disfrutaron de su boda al máximo.
Encantado de colaborar de nuevo con las Wedding Planner de Fiesta Sol, la espectacular Finca La Concepción y con la inestimable ayuda de Antonio Luna como segundo fotógrafo y asistente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *