El entorno incomparable de la hacienda Nadales, con su invernadero como el lugar elegido por los novios para la ceremonia, puso la guinda a esta boda cargada de emociones y momentos divertidos.
No puedo más que dar las gracias a Maribel y Raúl por confiar en mi, por todos los ratos buenos que hemos compartido y lo más importante, por su amistad.
Esta boda fue muy especial no solo por ellos dos sino también porque tenían muy claro que su boda iba a ser diferente, totalmente adaptada a sus gustos y a su forma de ser. Y así fue.
Nunca olvidaré ese romántico First Look (primer encuentro) en mitad del puente del Jardín Botánico de la Concepción, la ceremonia en el invernadero de cristal, ese baile en grupo frente al palacio, la noticia del nacimiento del sobrino de Maribel durante la cena, etc.
Os dejo con algunas de esas imágenes para el recuerdo.

Segundo fotógrafo: Antonio Luna
Preparativos: Hotel Vincci Posada del Patio
Maquillaje y Peluquería: Jessie Arte & Estilo
Ceremonia y Celebración: Hacienda Nadales
Decoración: La Botánica Decoración Vegetal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *