Como fotógrafo de bodas no me conformo en conseguir unas cuantas fotos bonitas, también hay que contar una historia de la forma más fiel posible.
Creo que el reto de todo fotógrafo de bodas consiste en conseguir imágenes que transmitan la espontaneidad y la frescura de cada momento, que los novios se vean reflejados en esas fotografías y les permitan revivir de nuevo ese día tan especial.
Os puedo asegurar que no es fácil. Pero parejas como Niamh y Gavin facilitan muchísimo ese trabajo.
¿Porqué? Pues porque no se preocupan en posar frente a la cámara sino en vivir cada momento de su boda. Porque cuidan los detalles ya que saben que también cuentan una parte importante de ese día.
Porque me dan libertad creativa, confían en mí al 100% y eso para el fotógrafo es como agua bendita.
Porque confían también en una wedding planner que les organiza su boda y les resuelve cualquier problema para que ellos solo piensen en disfrutar a tope.
Y podría seguir contando maravillas de esta pareja irlandesa que decidió que el día más feliz de su vida fuera simplemente perfecto.

Segundo fotógrafo: Emanuelle di Dio
Lugar de la ceremonia: Iglesia de Nuestra Señora de la Encarnación (Marbella)
Lugar de celebración: Finca La Concepción
Wedding Planner: FiestaSol Weddings & Catering

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *