Desde que conocí por casualidad ese lugar a través de internet sabía que algún día los astros se alinearían para que pudiera hacer fotos allí.
Y esas dos estrellas no fueron otros que Inma y Jordi, ya que con su preboda en Valencia y Alicante se me abrían las puertas a conocer esa magnífica arquitectura construida por Ricardo Bofill.
Pero La muralla Roja no fue todo, quedé impresionado también por los magníficos paisajes de la Albufera y la luz que nos regaló el atardecer.
Mil gracias a Inma y Jordi por confiar en mi, abrirme las puertas de su casa y regalarme tan buenos momentos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *