Hay muchas maneras de expresar el amor pero Ignacio quiso hacerlo de la manera más original posible.
Preparó un viaje sorpresa para Manuela a Brujas, la ciudad que se ha detenido en el tiempo manteniendo la estética medieval.
Y no solo el viaje era la sorpresa sino que yo también formaba parte de ella ya que Manuela no sabía que iba a disfrutar de su sesión de preboda en esa increíble ciudad.
Y en el aeropuerto de Brujas empezó la aventura…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *