La boda de Annie y Eran fue de todo menos aburrida.
Las ganas de pasarlo bien y el hecho que todos los invitados eran familiares directos o amigos íntimos de la pareja hizo que no cesaran las risas y las bromas.
Así da gusto realizar un reportaje de boda documental, donde continuamente están sucediendo momentos y puedo plasmar tantas emociones en el sensor de mi cámara.
-Celebración: Hotel Fuente del Sol
-Segundo fotógrafo y asistente: Antonio Luna
-Organización y decoración: Perfect Spanish Weddings

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *