Posiblemente esta sea una de las bodas más bonitas que he fotografiado.
No es habitual ver una ceremonia tan íntima y bonita en forma de espiral. La novia tenía que hacer el recorrido circular hasta llegar al novio que la esperaba justo en el centro.
Todo fue muy especial, empezando por los novios, el lugar, la decoración… y gracias a todo ese conjunto este reportaje ha sido premiado desde la Plataforma Internacional de Mywed  como una de las mejores bodas del año.
Quiero agradecer la ayuda de Antonio Luna como segundo fotógrafo, a Sergio del Alcázar como operador de dron y al equipo de Fiestasol y por la magnífica organización.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *